top of page
edit2.jpeg

C A R T A

Ay, mamá...

Por Margo

20 de abril de 2022


Aquí va mi súper-consejito del día: asegúrate de contar con muchos planes más allá del ‘A’.

Por ejemplo, un ‘B’ de ‘Buscavidas’ o de ‘Becarios-Precarios’, 'C' de ‘Currículum a diestro y siniestro’ y un ‘D’ de ‘Desesperada, porque ya no sé dónde está mi sueño ni por qué se fue’. #Shoutout a la Marta Sánchez del 2012 y a la ‘mofa’ viral generada alrededor de la nueva canción de Rosalía.


Ten en cuenta que, tarde o temprano, alguno podría convertirse en un potencial plan ‘A’ con el que alcanzar todos tus propósitos profesionales u otros nuevos que ni siquiera habías contemplado antes. Ya simplemente por una cuestión de probabilidades.


Este mes me he retrasado un poco más de lo habitual con la carta de abril, pero es que ha sido un mes increíblemente ‘intensito’ en muchos aspectos. Por lo general se nos hace más ameno porque dos de sus cuatro semanas son festivas – por lo menos, aquí en Murcia- llenas de planes diferentes y divertidos que poder celebrar entre amigos y familia si el tiempo te acompaña. Ya sabes, por eso de “En abril aguas mil”.


A comienzos de este mes esperaba una respuesta bastante decisiva dentro del marco académico-profesional. Spoiler: sale mal. Sin embargo, aunque no se haya resuelto todo de un modo positivo me siento orgullosa de haber encajado la noticia de forma optimista y adoptando una visión periférica en busca de otras alternativas.


Y esta es mi reflexión del mes.

Quizá todas estas nuevas opciones no sean tan idílicas como nuestro plan inicial pero también pueden conducirte hasta el mismo desenlace que tanto deseas. De hecho, creo que a más de uno la pandemia nos ha ayudado a comprender todo esto de una forma más pragmática y realista. Adoptar resiliencia, adaptarnos al entorno y a las circunstancias que nos han ido llegando sin previo aviso, son algunos de los ejercicios que hemos ido interiorizando con el paso de unos años repletos de incertidumbre y cambios de última hora.


Recuerdo un meme que circulaba por Twitter con la imagen del clásico rótulo informativo de ‘Breaking News’ y acompañado de una frase que decía: “Joder, ¿y ahora qué?”. Los internautas alimentaban un hilo infinito de supuestos escenarios inverosímiles, pero de los cuales nadie se extrañaría si de verdad se hubieran sucedido entre 2019-2022 inclusive. La progresión de estos últimos años parece haber sido escrita por un par de guionistas de ciencia ficción experimentando un brote de inspiración tras un consumo generoso de sustancias estupefacientes.


En fin, suelo decir que creo mucho en el ‘destino’ porque me han sucedido situaciones increíbles – en el sentido más literal y mágico de la palabra – así como también he conocido a personas en medio de unas circunstancias por las que me niego a pensar que todo lo firma la palabra ‘casualidad’.

Sin embargo, en lo que sí creo cabe en la palabra de origen árabe “Maktub” que significa "estaba escrito" y que defiende tu libertad de elegir cada uno de los caminos que se despliegan ante ti. Sin embargo, elijas el que elijas acabarás llegando al mismo desenlace. A tu ‘Plan Divino’, vaya.


Creo que esta descripción que encontré por internet lo explica a la perfección: “Maktub nos dice que lo que está destinado a suceder siempre encontrará una forma única, mágica y maravillosa, para manifestarse. Lo que sea que pasen tu vida pasa o llega no por casualidad, sino porque hay algo que necesitas hacer o comprender, y ese algo proviene de un designio divino”.


Me gusta creer que mi plan 'A' de vida me aguarda en algún lugar concreto de mi travesía y que todas las vueltas y sucesivos cambios de sentido, finalmente, tienen un por qué. Por eso me encanta habitar en la magia que guardan esos momentitos inverosímiles y realmente inexplicables que no crees que puedan haber sucedido al libre albedrío.


Al final todas las piezas del puzzle encajan pero, mientras tanto, tienes que probar con una infinidad de combinaciones antes, darles la vuelta cincuenta veces tratando de ubicarte en el mapa y, sobre todo, no tratar de forzar aquellas que no entran en un hueco concreto sólo porque tú estás obcecado en que ése es su lugar.


Si te encuentras en la misma situación que yo, espero que encuentres consuelo en lo que te acabo de explicar y empieces a enfocarte en vivir tu aquí y ahora, absorber todo el aprendizaje que se acumula en tu día de hoy y no preocuparte tanto por escenarios futuros.


Todo a su tiempo. Todo pasa por algo.

bottom of page