top of page

'HOUSE OF GUCCI'

Por Margo

Uno de lo estrenos más esperados del 2021 llega a la gran pantalla el 26 de noviembre: 'House of Gucci'. El filme dirigido por Ridley Scott, suscitó curiosidad, así como, mucha controversia.


Te cuento todo sobre la nueva película protagonizada por la pareja de Hollywood del momento, Lady Gaga y Adam Driver, que no ha dejado indiferente a nadie, sino todo lo contrario.

HOUSEOFGUCCI.webp

'En el nombre de la Casa Gucci'

‘House of Gucci’ está basada en la novela periodística: “The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour, and Greed” (2000), escrito por Sara Gay Forden.

La trama expone a la ‘desdichada’ familia Gucci y narra el plan de asesinato de Maurizio Gucci, el 27 de marzo de 1995, ideado por su ex mujer, Patrizia Reggiani.


Concluye, así, la lista de miembros de distinguido apellido a los mandos y dirección de la firma.

El drama está servido gracias a una magnética Lady Gaga en el papel de Patrizia Gucci; Adam Driver como Maurizio Gucci; Al Pacino como Aldo Gucci y un irreconocible – hay que aplaudir el excelente trabajo conseguido desde el departamento de maquillaje y peluquería - Jared Leto, en el papel de Paolo Gucci. Un elenco singular que rematan otros nombres tan populares como el de Salma Hayek, en la piel de Pina Auriemma, y Jeremy Irons, como Rodolfo Gucci.


Sin duda, un reparto extraordinario que consiguió mantenerme anclada a la butaca durante los 157 minutos del filme... que se dice pronto.

La crítica

Si bien no me pareció del tipo de películas con las que vuelves a casa experimentando una fuerte convulsión interna y cuestionándote demasiados interrogantes sobre tu vida, sí me pareció una buena película para ‘pasar el rato’, entretenida - en ningún momento se me hizo tediosa - y, sobre todo, admirable en su cuidada fotografía y bonito vestuario a cargo de Janty Yates.


Sin embargo, la película recibió una respuesta crítica mixta. Por un lado, se colmó de elogios técnicos referidos al vestuario, al diseño de producción y maquillaje, así como a las actuaciones de Gaga y Leto. Pero, por otro lado, también recibió duras críticas hacia el guion, la duración - casi tres horas - y la inconsistencia de la trama y edición. Vamos, una de cal y otra de arena.


Ante la actuación de sus protagonistas, nos encontramos con opiniones muy divididas: están los que aplauden a Gaga y aquellos que critican su fuerte acento impostado. En palabras de Tom Ford: “En su interpretación, a menudo exagerada de Patrizia Gucci, su acento migra ocasionalmente de Milán a Moscú. ¿Pero a quién le importa? Su actuación es perfecta”.

La polémica

Como era de esperar, las impresiones de los involucrados directos no tardaron en llegar.


En cuanto se anunció la producción del filme, la propia Patrizia Reggiani - que cumplió condena y salió de prisión - mostró su descontento con la propia Gaga, alegando que no mostró ningún ademán de acercarse ni interés por conocer su historia antes de llegar a interpretarla. 

Poco después, se conoció que la actriz tuvo prohibido acercarse a Reggiani, por lo que tuvo que construir su personaje a través del visionado de documentales y libros sobre la exmujer y artífice de la muerte de Maurizio Gucci.


Asimismo, declaró a la revista Vogue que no veía necesario reunirse con Reggiani: "Solo sentí que realmente podría hacer justicia a esta historia si la abordaba con la mirada de una mujer curiosa e interesada en un espíritu periodístico para poder leer entre líneas lo que estaba sucediendo en las escenas de la película". Y concluye: "Esto significa que nadie me iba a decir quién era Patrizia Gucci. Ni siquiera Patrizia Gucci".

Por supuesto, el resto del clan Gucci tampoco tardó en pronunciarse al respecto, destacando su disgusto y decepción y acusando a la súperproducción de intereses económicos a costa de su familia: "Como cualquier familia, tenemos una identidad y privacidad. Podemos hablar de cualquier cosa, pero hay límites que sencillamente no se pueden cruzar”, dijo Patricia Gucci, la única hija de Aldo y prima de Maurizio, para Associated Press en abril de este año.


Ante esta acusación, Scott, durante una entrevista en el programa ‘Today’ de la Radio 4 de la BBC, alegó: "Hay que recordar que un Gucci fue asesinado y otro fue a la cárcel por evasión de impuestos, por lo que no pueden hablarme de obtener ganancias. Tan pronto suceden esas acciones, pasan a formar parte del dominio público".

Asimismo, también se criticó la falta de contacto con el director, la información errónea del libro en el que está basada la película y la contratación de distinguidos actores para representar a personajes que, ni si quiera, estuvieron involucrados en el asesinato. También, se juzgó, duramente, el aspecto que le atribuyeron tanto a Al Pacino como a Jared Leto, manifestando que nadie reconocería a Aldo ni a Paolo Gucci en tal apariencia.

Los herederos denuncian que se les ha retratado como “delincuentes, ignorantes e insensibles al mundo que los rodea, dando a los protagonistas y hechos un tono y una actitud que nunca les perteneció". Además, acusan a la película de tergiversar el tono y reconstrucción de los hechos vinculados a Patrizia Reggiani: “[…] condenada definitivamente por haber sido la instigadora del asesinato de Maurizio Gucci, se dibuja no solo en la película, pero también en las declaraciones de los miembros del elenco, como una víctima que intenta sobrevivir en una cultura corporativa masculina y machista".

En resumidas cuentas, califican el largometraje de insulto hacia una familia que “vive honrando el trabajo de sus antepasados y cuya memoria no merece ser perturbada para escenificar un espectáculo que es falso y que no hace justicia a sus protagonistas".

Un joven Tom Ford

TOM FORD.jpg

El estadounidense que revivió a Gucci

Además de la representación de figuras reconocidas y populares dentro del exclusivo círculo que engloba la Industria de la Moda – y más allá – como Anna Wintour, directora de Vogue Internacional, también aparece representado un joven y decisivo Tom Ford – interpretado por Reeve Carney - quien ayudó en el resurgir de la “deteriorada” y “anticuada” casa Gucci durante los años 80.

El diseñador texano que trabajó como director creativo para la casa italiana durante cuatro años, no dejó títere sin cabeza con su polémica reacción a ‘House of Gucci’: “Como ocurre con la mayoría de las películas basadas en una historia real, los hechos se alteran, los personajes se exageran – refiriéndose, explícitamente, a Hayek, Leto y Gaga -, las líneas de tiempo se deforman y, al final, ¿a quién le importa mientras estas alteraciones produzcan una gran película?".

Confiesa que no logra sentir empatía por ningún personaje y sí una profunda decepción al visualizar la historia en la gran pantalla: “Estuve profundamente triste durante varios días tras ver 'House of Gucci', una reacción que creo que solo sentiremos quienes conocimos a sus protagonistas. […] A veces era absurdo, pero al final fue trágico”.

Todo un escándalo que nos puede sonar a ficción o telenovela de las cinco de la tarde, pero nada más lejos de la realidad y nunca mejor dicho. Un drama que deja con la boca abierta a quien no conozca, previamente, la mayor tragedia que envuelve a uno de los casos de mayor éxito expuestos y analizados en la Industria de la Moda.


Como digo al principio, me pareció una obra entretenida con un vestuario perfecto y unas soberbias actuaciones. Aunque, probablemente, lo que mejor se me quedó fue el mantra para sellar cualquier promesa, entonado por Gaga: “En el nombre del Padre, del Hijo y de la Casa Gucci”.

bottom of page