top of page

WONDER BOY

Por MARGO

merlin_160719492_ee582443-a3a5-40e5-94df-93b6fc7532a2-jumbo.jpg

'Un éxito que sí debía suceder'

31 de agosto de 2021

Para quien no conozca a Olivier Rousteing, se convirtió en el director creativo más joven -lo hizo con tan sólo veinticinco años- en ponerse al frente de la firma francesa, Balmain. Título que diez años más tarde y cientos de impecables trabajos a sus espaldas, sigue ostentando hoy en día.

Este filme-documental retrata la vida del joven diseñador que te invita a pasar adentro de cada una de las esferas de su vida privada. Empezando por su atelier en París -donde tiene lugar todo el proceso creativo, la confección y fittings con las modelos-; los frenéticos backstage y sus altos picos de estrés en los minutos previos al desfile; la inmensidad de su lujoso hogar donde -él mismo nos reconoce- resuena la soledad en cada una de sus fastuosas estancias; el calor reconfortante que irradia la casa de sus abuelos; la sinceridad que salpica a cada una de las conversaciones que mantiene con su chófer Mohammed -a las que nos hace cómplices- en cada uno de sus trayectos rutinarios al trabajo o vuelta a casa... etcétera. 


Momentos que nos hacen acortar la distancia con Rousteing y apreciarlo como un amigo de toda la vida al que, seguramente, acribillarías a stickers en Whatsapp.


Pero, sin duda, el hilo conductor que va hilvanando la película de principio a fin -destacando por encima de las demás tramas personales que contextualizan y decoran el fondo- es la búsqueda de su familia biológica para descifrar y dar respuesta a sus enigmáticos orígenes.

Así, la pregunta que nos acompaña a lo largo de los, aproximadamente, 80 minutos es: ¿Lo conseguirá?  La magia de la película - influida, en cierto modo, por los vínculos que Olivier y la directora Anissa Bonnefont logran construir con el espectador - hace que nuestros deseos se alineen con los suyos propios y sólo aceptemos un 'sí' como última respuesta.

El diseñador trata de desestructurarse -como quien lo hace con una chaqueta- para comprenderse y volverse a construir. Así, a través de ‘Wonder Boy: el niño prodigio’ llegamos a conocer a un Rousteing profesional, meticuloso, perfeccionista, reflexivo - atributos que trascienden mucho más allá de las paredes de su taller y traspasan las puertas del resto de sus parcelas vitales- pero, ante todo, humano. Aunque se trata de una persona rodeada de excentricidades, experimenta las mismas inseguridades, pensamientos y dudas que cualquiera de los mortales que le analizamos desde la distancia y aprobamos su vida a golpe de like. Sin lugar a duda, el nuevo medidor o KPI de reconocimiento y autoestima a un nivel generalizado.

Atención, spoiler alert: acuérdate de la conversación que mantiene con Mohammed acerca de una app de citas y de su ligero enfado porque aún no había recibido ningún ‘corazoncito’ en sus primeras veinticuatro horas. Impaciencia propia de quien está “mal acostumbrado” a recibirlos a cientos de miles nada más postear sus nuevos trabajos y colecciones en sus redes sociales. No sé vosotr@s, pero en la vulnerabilidad que dejan entrever sus nervios y sus ojos ansiosos pegados a la pantalla del móvil, yo pude reconocer a varias de mis amistades. Es más, incluso a mí misma.

Olivier Rousteing y Jennifer López en la MET Gala (2018)

Credit: REX

Te será difícil no emocionarte y hacer tuyo su camino hacia el hallazgo de su verdad más auténtica y genuina.


Gracias a este tipo de producciones, humanizamos al mito y nos damos cuenta de que lo único que nos diferencia los unos de los otros responde a nuestra cáscara y sus atributos meramente físicos. Al final del día, lo único que nos preocupa es volver a casa con la satisfacción de un trabajo bien hecho y que haya alguien con quien poder compartir nuestra jornada. Y eso es común vivas donde vivas, seas de donde seas.

image_q=85&c=sc&poi=face&w=2000&h=1000&url=https___static.onecms.io_wp-content_uploads_sit

"Cuando era joven, utilicé la moda para encontrarme a mí mismo y descubrir quién era yo realmente"

Olivier Rousteing

En mi opinión, creo que el filme nos ayuda a distinguir un subtexto integrado en el discurso que, paradójicamente, pone de relieve todo lo contario: no importa “tanto” de dónde vengas. Me explico.


Es lícito que necesites situarte en el mapa, completar tu árbol genealógico y dar respuestas a los interrogantes que puedan anublar tu identidad. Y aunque también es importante recordar de dónde vienes y a lo que dar gracias, hay otra identidad adyacente que la vas construyendo conforme vives.

Comprenderás que la familia lo conforman las personas que realmente velan por ti, te cuidan, respetan y aman. Y estas pueden llevar tu sangre o, simplemente, cruzarse contigo en la oficina de lunes a viernes. A lo largo de nuestras vidas conoceremos múltiples personas que se volcarán contigo en una pasión compartida que, en el caso de Olivier, es la moda. Esas personas también son familia y te ayudan a darte un sentido.

Por tanto y siguiendo las líneas finales que le dedica a su madre - agradeciéndole la oportunidad de vivir, conocer y rodearse de gente con la que ha conocido el amor más puro-, comprendemos que el verdadero sentimiento de familia trasciende a infinitos círculos externos y que nosotros mismos somos los únicos responsables de definirnos frente al mundo.

Contar con posibilidades: ése es el verdadero prodigio.

bottom of page