top of page

PSICOLOGÍA DEL COLOR

Por Margo

Parafraseando al filósofo griego, Heráclito: “lo único constante es el cambio”. A lo largo de las últimas décadas, hemos ido observando cómo las tendencias en moda y belleza avanzan a unos ritmos vertiginosos – y peligrosos – temporada tras temporada. Sin embargo, hay un claro denominador común: la barra de labios de color rojo.


Nos encontramos ante el producto de maquillaje más vendido y utilizado a lo largo de la Historia. De hecho, resultó ser el terapeuta casero para las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial.

20968C53-32ED-434F-A323-D8BD4E1D17EB.JPG

De primera necesidad

A pesar de la paralización de la producción de elementos no indispensables durante el transcurso de la guerra, el ministro británico, Winston Churchill, hizo la vista gorda con este producto cosmético debido a sus efectos beneficiosos para la salud mental. Así, mientras muchos alimentos eran racionalizados, las barras de labios rojos se repartían con la misma asiduidad que la harina.


También influyó que Adolf Hitler se posicionara totalmente en contra de la cosmética. Motivo que fue utilizado para animar a las mujeres británicas a lucirlo de cara al exterior como papel propagandístico. 

Se ha convertido en todo un símbolo de empoderamiento femenino y nos otorga poder, confianza y seguridad al instante. 


Te comparto una lista de razones sobre por qué deberías maquillarte los labios de rojo de vez en cuando:


  • El rojo nos favorece a tod@s..., pero no todos los rojos nos favorecen a tod@s.


Me explico. Sólo tienes que hacer un poquito de investigación y analizar tu tono y subtono de la piel para dar con tu rojo ideal. Es decir, no te salgas de la paleta natural que mejor va contigo y sigue la línea de tu tonalidad.

Por ejemplo, si tienes la piel cálida deberías apostar por un rojo con subtonos anaranjados (corales, mandarinas…). Para gente de piel fría lo más recomendable sería uno con subtonos azules (burdeos, vinos, ciruelas…). Por último, si tienes una piel neutra, ¡enhorabuena, te valen todos! 


Esta regla es extrapolable también a la ropa, ya que nos da una mayor armonía en el rostro. Por ello, ten en cuenta tu color de piel, pelo y ojos. 


  • ¿Cómo puedes saber esto? Lo más rápido y efectivo es preguntarles a las venas de tus muñecas. Si son de un tono verdoso, estás en la Casa Cálida; si son azuladas, entonces entraste en la Casa Fría. Teniendo esto en cuenta, podrás reconocer cuál es el rojo que más te favorece.

870F58DA-2A38-4680-9C29-EA0DB7E65573.JPG

¿Qué ropa llevar para un perfecto "red lips" look?

Lo más aconsejable sería optar por prendas de colores neutros para redirigir la atención a nuestro rostro: tops blancos lisos, rayas marineras, ropa azul marino o el denim, entre otras múltiples posibles combinaciones.

  • Corrige y modela el labio

Debido a que los tonos rojos aportan una mayor cobertura, podemos “recrear” o transformar la forma natural de nuestros labios dibujando nuevos trazos o líneas. Mediante la técnica del “overlip”, por ejemplo, podemos acentuar más fácilmente el arco de cupido o dar la impresión de que son más carnosos. Además, también potencia el blanco de nuestros dientes, así que… ¡sonríe!

  • Nos levanta un mal día

El rojo es un color enérgico y llamativo que nos sugiere fuerza y pasión. Gran evocador del glamour y elegancia de los años 50, ha actuado como símbolo y portavoz de la seducción femenina a lo largo de la Historia, así como un potente instrumento de seguridad y autoconfianza.


Si rehúsas de usar un labial rojo porque temes “llamar mucho la atención”, combínalo con un maquillaje suave. Verás cómo los labios te aportarán un extra de luz a tu piel, así como un aspecto completamente renovado y vivaz. Bye-bye ojeras…

bottom of page