top of page

HARRIS REED

Por Margo

El diseñador británico-americano que ha vestido a Harry Styles y Solange Knowles, también lo ha hecho para la re-aparecida en redes, Emma Watson.

Todo lo que necesitas conocer sobre el creador de moda con quien dejarse fluir.

20200118_MAC_HarrisReed_LOOK_02_0269_R3_QC_CMYK300dpi-1280x1280.jpeg

'Fighting for the beauty of fluidity'

Esa es su personal declaración de intenciones que deja patente en su biografía de Instagram (@harris_reed).

Recién salido de la prestigiosa Central St. Martin's de Londres, cualquiera diría que su carrera como prestigioso diseñador con reconocimiento internacional, apenas habría cumplido un año de edad.

Graduado en 2020 en mitad de una pandemia, aún encontró el tiempo - y la oportunidad - de enfundar a Harry Styles en un vestido de Gucci para la portada de Vogue (diciembre, 2020).

La suerte de vestir a la estrella del pop no resultó ser un logro exclusivo de Reed, también para Styles - acostumbrado a alcanzar hitos - quien se convirtió en el primer hombre en ocupar la portada de dicha cabecera. 

Con motivo de la celebración de la UN Climate Change Conference en Glasgow y que tendrá lugar durante las primeras dos semanas de noviembre, la actriz y activista defensora de los derechos humanos, Emma Watson, despertó de su larga hibernación en redes sociales.

Siguiendo en la línea de elegancia a la que nos tiene acostumbrados desde hace años, Watson acudió al 'Earthshot Prize' en un Harris Reed fabricado, en su totalidad, de material reciclado. Una pieza incluida en su colección FOUND y que reutiliza vestidos de novia rescatados de la Confederación Internacional para labores humanitarias, Oxfam.

Emma Watson, en el Earthshot Prize (octubre, 2021)

Harris Reed debutó en la Semana de la Moda de género mixto de Londres con seis piezas de semi-alta costura y con su claro manifiesto político impregnado en cada una de sus obras: la belleza de la fluidez - hablando en términos de génerode las prendas. 

En una emotiva carta dirigida al Harris Reed de nueve años, nos revela detalles de una infancia marcada por el acoso escolar debido a su llamativo estilo a la hora de vestir - especial mención a sus Havaianas con cristales Swarovski -, así como, por su inclinación sexual incluso antes de que supiera definirse como un chico gay.

Destaca aquellos momentos liberadores que, lejos de parecer pequeños o insignificantes, se volvieron de magnitudes inmensas y marcaron su memoria como un tatuaje. Por ejemplo, cuando le dijo a sus padres, por primera vez, que era homosexual; aquella vez que fue a clase con una camiseta rosa y se sintió lleno de fuerza y poder; o cuando una simpática dependienta del Nordstrom (cadena de tiendas de lujo) le asegura, sin ápice de asombro, que puede vestirse con la ropa de la sección de chica.

También nos habla de su madre con el mismo amor desmedido que profesa por el diseño de moda. Una pasión que empezó a experimentar ya desde muy temprana edad y que se fue consolidando a lo largo de su adolescencia, hasta alcanzar su juventud y graduarse en la misma escuela donde estudiaron John Galliano o Alexander McQueen.


Defiende la moda como una herramienta poderosa y un código de lenguaje perfecto para mostrarte ante el mundo tal y como eres: "Ponte lo que te dé la realísima gana, sé tal como eres. No dejes que la fluidez sea otra etiqueta limitadora más", le aconseja al Harris de nueve años.

IMG_9171.jpg

"Querido Harris de nueve años:


Siempre lucharás por la belleza de la fluidez, porque estás absolutamente convencido de que todo el mundo ha de tener la posibilidad de expresar su yo más auténtico, más verdadero".


H.R.

Años más tarde, se cumplió la profecía y aquel deseo de vestir a la gran estrella pop de su generación, Harry Styles. No únicamente para la editorial de Vogue - revista a la que le ha compartido toda su historia -, el cantante también ha querido lucir sus creaciones en cada una de sus actuaciones durante su gira mundial. 


“Soy Harris Reed, me quiero mucho”. Como concluye en su carta - con cierta satisfacción - todos aquellos que le perseguían en el baño del colegio, ahora llevan su ropa.

Feliz de no haberse abandonado nunca, este joven de veinticuatro años originario de Arizona, cuenta con inolvidables momentos en su prometedora carrera como diseñador - también vistió a Iman en la Met Gala de este año - que lo eleva a categoría de 'promesa' de las generaciones futuras.

bottom of page